Guía para comprar un Coche de Segunda Mano con más de 10 años

Comprar un coche siempre es una difícil inversión y más cuando es de segunda mano, pues pueden existir ciertas inseguridades que no hay con un coche que es completamente nuevo. Sin embargo, cuando el coche en sí es muy viejo se deben tener precauciones especiales, por lo que se aconseja seguir esta guía para comprar un coche de segunda mano con más de 10 años. Consigue un buen motor en https://www.motoresdyg.com

Carrocería

Lo primero que se suele verificar a la hora de comprar un coche de segunda es el estado de la carrocería, ya que es lo primero que se ve, preso se suele revisar a la ligera. Esto es un gran error, pues una mala carrocería puede ser la perdición de un coche.

Por lo tanto, es importante estudiar el estado de la pintura, si tiene quemaduras, si se ha comenzado a desconchar o resquebrajar.

Luego, se debe comprobar la presencia de óxido en toda la carrocería. Lo principal es revisar la parte inferior de las puertas, los marcos de los parabrisas, las esquinas pronunciadas y en los bordes, como de la capota o del maletero.

Y por último, revisar la presencia de abolladuras o rayones en la carrocería. Dependiendo de la gravedad, esto puede afectar el rendimiento del vehículo, además de la apariencia.

Motor

Lo primero que se debe hacer al verificar visualmente el estado de las partes del motor, en la medida de lo posible. Esto incluye el estado del filtro de gasolina, de los aceites de motor, de transmisión y de dirección; si las mangueras tienen filtraciones, el estado de lavanda de distribución, del cableado, fusibles y demás.

Lo siguiente es probarlo en frío; si enciende con facilidad, se expulsa algún tipo de humo, ya sea por el escape o del motor en sí, si emite olores extraños, si escapa la compresión, si tiembla el motor y demás.

Sistema de transmisión

Los problemas en sistemas de transmisión suelen ser una de las principales causas de venta de un vehículo usado y su reparación puede ser difícil y costosa.

En caso de que el vehículo sea de transmisión manual, debe comprobar que todas las marchas entran correcta y suavemente y que no deslice el clutch. En cambio, si la caja es automática, debe comprobar que no hay problemas en la subida y bajada de las relaciones y que las posiciones entren sin problemas.

Finalmente, como se mencionó ya, se debe verificar el estado del aceite de la transmisión y si se ha sustituido con frecuencia.

Sistema de suspensión

Algo que tiende a olvidarse es el estado de la suspensión del vehículo y puede ser un gran problema para la comodidad y para la integridad del coche y de los neumáticos.

Normalmente, es difícil comprobar visualmente el estado de todos los componentes de la suspensión, con excepción de los amortiguadores. Por lo tanto, la mejor prueba es verificar que el cochano rebote, se desnivele o produzca ruidos fuertes o golpes al pasar por desniveles o baches.

Mantenimiento

Una pregunta que no debe faltar es la frecuencia de mantenimiento que le ha dado el propietario al vehículo. Esto incluye cambios de aceite, de filtros, correas, pastillas de frenos, neumáticos y demás. Si faltan demasiadas piezas, puede significar una inversión importante.

Aún así, o es de suma importancia que el coche tenga todos los componentes al día cuando lo evalué, pero conocer la frecuencia de mantenimiento puede darle una idea del estado de los componentes internos.

Inspección visual

Este punto incluye verificar el estado de las gomas de las puertas, del estado del tablero y la tapicería interna, lo cinturones de seguridad, si sirven todas las agujas, lo que marca el kilometraje y si este cambia al circular el vehículo.

Adicionalmente, debe revisar el estado del chasis, del tubo de escape y de los demás componentes visibles bajo el vehículo. Gracias a ello puede identificar la presencia de corrosión, óxido o incluso si hay filtraciones de aceite o fluido refrigerante.

Elementos varios

Dentro de los elementos varios se comprueban el estado de los faros, de los sistemas eléctricos, el aire acondicionado, los vidrios eléctricos, los retrovisores, la bocina y demás elementos internos.

Documentación

Finalmente, lo más importante es comprobar que toda la documentación esté en orden. Que no tenga multas sin pagar, el nombre del propietario, el número de matrícula, la descripción del coche; como tamaño de neumáticos, color y demás; y la cantidad de propietarios que ha tenido.

A la hora de comprar un choche de segunda mano se deben tener muchos factores en mente que pueden determinar si la compra se concreta o no. Pero con la ayuda de esta guía para comprar un coche de segunda mano con más de 10 años, podrá tomar las previsiones necesarias.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *