4 curiosidades sobre los casinos

Nos ha pasado a todos. Entras en el casino rebosante de confianza, con la cartera llena de dinero, y planes para un poco de juego agradable y sensato y tal vez dos rondas de cócteles. Horas más tarde, no tienes ni idea de la hora que es, cuántos tragos has tomado, o qué pasó con tu dinero. Pero ahí estás en el cajero automático una vez más, sin planes de dejar el casino brillante y templado donde todo parece estar bien, a pesar del hecho de que estás perdiendo dinero a manos llenas.

Conoce más en https://los-casinos-online.es/!

Al final, la casa siempre gana

¿Pero cómo nos engañan los casinos para que perdamos tanto dinero? ¿Cómo hacen que personas que de otro modo serían racionales – personas que trabajan duro por sus ingresos y toman decisiones financieras razonadas en el día a día – tiren cientos o incluso miles de dólares basándose en el lanzamiento literal de los dados, el giro de la rueda o el sorteo de las cartas?

La respuesta corta es que cada aspecto de un casino, desde las alfombras hasta los techos y todo lo demás, está diseñado para frustrar el sentido común y llevar a la gente a tomar decisiones que van en contra de sus propios intereses.

Los casinos utilizan sonidos, luces y diseño físico para crear un ambiente que es a la vez acogedor y difícil de navegar. Utilizan atracciones como la ilusión de grandes victorias frecuentes para convencernos de que podemos hacernos ricos si seguimos jugando. Y nos proveen de comida y bebida para mantenernos contentos y sin necesidad de divertirnos.

Te hacen jugar con fichas en vez de con dinero real

Cuando doblas en la mesa de blackjack o te metes de lleno en una partida de Texas hold ‘em, estás jugando con dinero de verdad. Sólo que no se siente así, porque cambiaste tu dinero en pequeños discos de colores que representan la moneda real.

Es mucho más fácil apostar en grande con fichas que con dinero real, y las pérdidas tampoco pican tanto. Muchos casinos también le permiten cargar dinero en una tarjeta que se puede usar en juegos digitales, lo que proporciona otra forma de disociar el juego del gasto de dinero real.

No hay un reloj a la vista

Nunca verás un reloj en un casino. La gente que dirige el establecimiento quiere que pierdas la noción del tiempo, sin prestar atención a las horas que has pasado o a la hora del día o de la noche, así que seguirás probando suerte. Si quieres saber la hora, confía en tu propio reloj o teléfono.

Te dan ronda tras ronda de alcohol gratis

Beber mucho es lo mejor que puede pasar en un casino. El alcohol reduce las inhibiciones y nubla el juicio, por lo que el alcohol se sirve sin parar, entregado directamente a los jugadores sentados en las mesas de cartas, las máquinas tragaperras o frente a las pantallas de las carreras de caballos. Y aparte de las pequeñas propinas que cualquier cliente decente le da al camarero o camarera, el alcohol es a menudo gratis.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *